Palabras registradas: 30.510

Manual de Mitología leonesa

Pretendemos dar un breve repaso al imaginario tradicional leonés sin tratar de profundizar ni indagar en su origen. Describiremos con desenfado cómo es físicamente y comentaremos en dónde se desenvuelve, su carácter y actitud y repercusión en la vida humana.
La mitología leonesa de perfil propio y autóctono es fruto de la asimilación y evolución de los imaginarios indoeuropeos que las gentes leonesas fueron transmitiendo de forma oral durante siglos. Por eso no es de extrañar encontrar similitudes con personajes mitológicos griegos, egipcios, persas, etc.
Cada personaje llevará consigo un enlace con todo lo que te queremos contar.
Esperamos que te descubra nuestra riquísima Mitología Leonesa.
Bibliografía: El imaginario tradicional leonés. Nicolás Bartolomé Pérez, Mitoloxía popular del Reinu de Llión. Nicolás Bartolomé Pérez, Mitos y supersticiones. José A. Balboa de Paz.

El Hombre lobo

El hombre lobo.

En la fauna salvaje el lobo es, quizás, el animal más temido y odiado por los campesinos y ganaderos leoneses. Un temor ancestral que incluso en lugares en donde hace más de dos siglos que ha desaparecido, aún se siga hablando de ellos.

La licantropía o creencia  en la capacidad de transformarse un hombre en lobo traspasa las fronteras del país leonés y tiene sus raíces en la antigüedad clásica. Encontramos el mito de los hombres lobos en las islas Británicas con los "werewolves", en Alemania con los "werwölfen", en Francia con los "loup-garous", en Portugal y Galicia con el "lobishome" o el "guizotso" vasco o los "llobos-meigos" asturianos.

En un principio estos seres no poseían un carácter necesariamente maléfico pues tan solo eran víctimas inocentes de una maldición, pero, a partir del siglo XV, se fue convirtiendo en un ser feroz, devorador de rebaños y personas.

En el país leonés tenemos la primera referencia escrita del hombre lobo en la obra “Opúsculos y doctrinas prácticas”, de Pedro de Calatayud en el siglo XVII, en donde se relata la matanza de ganado y pastores en los alrededores de Vilafranca d’El Bierciu-Llión (Villafranca de El Bierzo-León) por el hombre lobo.

Aspecto.

En algunas comarcas del País Leonés dicen haber visto al hombre lobo cubierto con una piel de lobo, con garras como manos y unos temibles colmillos en la boca.

Hábitat.

Vive oculto en montes y bosques, saliendo a los caminos o prados o bajando a los pueblos para devorar a sus víctimas.

Carácter.

Voraz, violento y solitario.

 Image

   Ilustración de Mauro Sánchez

Dicen las gentes del País Leonés que cualquiera puede convertirse en un hombre lobo por una maldición parental o por ser el séptimo hijo varón consecutivo, como piensan en la Sierra de la Culiebra-Zamora (Culebra-Zamora)  por un periodo de siete años.