Palabras registradas: 30.510

Manual de Mitología leonesa

Pretendemos dar un breve repaso al imaginario tradicional leonés sin tratar de profundizar ni indagar en su origen. Describiremos con desenfado cómo es físicamente y comentaremos en dónde se desenvuelve, su carácter y actitud y repercusión en la vida humana.
La mitología leonesa de perfil propio y autóctono es fruto de la asimilación y evolución de los imaginarios indoeuropeos que las gentes leonesas fueron transmitiendo de forma oral durante siglos. Por eso no es de extrañar encontrar similitudes con personajes mitológicos griegos, egipcios, persas, etc.
Cada personaje llevará consigo un enlace con todo lo que te queremos contar.
Esperamos que te descubra nuestra riquísima Mitología Leonesa.
Bibliografía: El imaginario tradicional leonés. Nicolás Bartolomé Pérez, Mitoloxía popular del Reinu de Llión. Nicolás Bartolomé Pérez, Mitos y supersticiones. José A. Balboa de Paz.

Santa Brígida

Santa Brígida. De diosa celta a santa cristiana.

Para combatir y prevenir los efectos de las tormentas existía, hasta hace pocas décadas, en las tierras llanas y riberas leonesas, un ritual mágico que se hacía coincidir con la festividad de Santa Brígida, para luchar contra el “Renubeiru” (ver personaje en Mitología leonesa).

Las gentes leonesas creían que las tormentas se gestaban el primer día de Febrero y que con el repicar de campanas durante la noche podían impedir sus efectos. De ahí el refrán: “Santa Bríxida y San Turmenteiru’l primer día de Febreiru”.

La celebración de Santa Brígida tenía peculiaridades según la localidad o comarca en donde se celebraba. Por ejemplo en Izagre-Tierra del Esla-Llión (León) los mozos, después de tocar las campanas,  se vestían de “bríxidos”, con ropas grotescas llevando rueca y huso. Los habitantes del pueblo al paso de la ruidosa comitiva donaban embutidos y vino para la posterior merienda.

En la comarca de Los Oteros-Llión (León),  después de tocar las campanas, la noche del 31 al 1 de Febrero, se celebraba una cuestación, casa por casa, encabezada por un mozo, que representaba a la Santa, vestido de anciana con rueca y huso y respondiendo con la siguiente bendición: “Que Santa Bríxida te preñe los barcillares”, a todos aquellos donantes pero si algún vecino se negaba a contribuir, el mozo que representaba a la santa respondía:“Ojalá se te apedreen”.

Por otra parte las ordenanzas concejiles declaraban como festivo el día de Santa Brígida bajo multa su incumplimiento.

¿Quién era Santa Brígida?

Santa Brígida de Kildare es una santa copatrona, junto con San Patricio, de Irlanda que vivió entre los siglos V y VI. Es considerada como la primera mujer fundadora de una congregación femenina.

Comparte su nombre con una importante diosa celta y una multitud de tradiciones y leyendas, lo que hace pensar que su culto es la cristianización de esta diosa celta.

Es importante señalar que las tradiciones leonesas que envuelven a Santa Brígida están íntimamente emparentadas con las irlandesas: las colectas efectuadas por los irlandeses el día de su fiesta invocando su protección es un ejemplo de ello.

La conmemoración de Santa Brígida parece no ser causal pues el primero de Febrero,los celtas paganos celebraban el “Imbolc”, fiesta dedicada a la diosa celta “Brigit”.

Image

  Ilustración de Mauro Sánchez

Desconocemos cuándo llegó a las tierras leonesas el culto a Santa Brígida aunque sus orígenes parecen ser muy antiguos.